Una carretera por mitad de la selva boliviana
El Parque Nacional Isiboro-Secure es un área natural protegida que se encuentra en Bolivia. Fue creado Parque Nacional en noviembre de 1965. Además, en 1990, también fue declarado Territorio Indígena, después de luchas reivindicativas de los pueblos indígenas de la región. Tiene más de un millón de hectáreas.

Sus bosques y sabanas tienden desde la llanura de Moxos, en el nororiental departamento del Beni, hasta las sierras subandinas de Cochabamba, con diferentes ecosistemas en diversas latitudes que van desde los llanos hasta los 2.700 metros sobre el nivel del mar. Ahora hay un proyecto para construir una carretera que atravesará este bello paraje natural.

Ya se ha aprobado un presupuesto de 3,8 millones de dólares para el desmonte, la limpieza de acequias y de tierra en una extensión de 1.530 hectáreas del bosque. La carretera proyectada tendrá 306 kilómetros y discurrirá desde Villa Tunari, en el departamento de Cochabamba, hasta San Ignacio de Moxos, en Beni. La carretera tendrá un ancho de 7,30 metros y un tipo de asfalto de tratamiento superficial doble. El tramo a través del Parque Natural aún no ha conseguido la licencia ambiental.

El 80% de la financiación correrá a cargo de Brasil. El Gobierno de Bolivia argumenta que lo único que quiere es que los casi dos millones de de habitantes de Cochabamba y Beni estén comunicados. Pero también crear un corredor internacional para el tránsito de mercancías desde Brasil hasta el océano Pacífico, al oeste del subcontinente sudamericano. Para construir esta carretera se empleará cemento, hierro y maquinaria pesada, además de que se deforestará parte del bosque.

El Parque tiene 714 especies diferentes de animales y 3.400 especies diferentes de plantas. Por la carretera, según los más críticos, no sólo transitarán materias primas para proyectos de desarrollo de biocombustibles y transgénicos, herbicidas y componentes químicos, sustancias todas ellas perjudiciales para el medio ambiente, sino también instrumental para manipular marihuana y cocaína. Es bastante probable que aumenten la delincuencia y la inseguridad.

Bolivia es uno de los países en los que más bosques se talan en el mundo. Se ha calculado que unos 320 metros cuadrados anuales por persona, unas 20 veces más que el promedio mundial estimado, que está en 16 metros cuadrados. Cada año se pierden unos 130.000 kilómetros cuadrados de bosques tropicales en el mundo.