Oceana pide a la UE que se implique en la protección de tiburones y rayas en el Mediterráneo
La organización ambientalista Oceana ha denunciado que la Comisión Europea está bloqueando los esfuerzos de varios países para proteger, siguiendo las directrices del Convenio de Barcelona, varias especies de tiburones y rayas que están amenazadas o en peligro de extinción.

Oceana ha querido señalar este hecho cuando se inicia la reunión bianual del Convenio de Barcelona, que este año se celebra en París. Oceana recuerda que los países no comunitarios ya han expresado su apoyo a que dichas especies sean protegidas. La protección de diez de estas especies es uno de los temas principales de debate que se discutirán en la reunión.

La inclusión de estos tiburones y rayas en una lista de especies “estrictamente protegidas” depende del voto de la Unión Europea, cuya Comisión no ha adoptado ninguna postura común con los Estados miembros. La Unión Europea tenía, en 2009, la mayor cuota de capturas de tiburón declaradas en todo el mundo, un 16%, incluyendo las de aguas europeas, las de alta mar y las que se producen en terceros países.

Oceana señala que la decisión se ha retrasado ya dos veces, siempre con la misma excusa: más tiempo para discusiones internas. Sin embargo, el director de investigación de Oceana Europa, Ricardo Aguilar, piensa que ya no quedan excusas y que la Comisión Europea debe tomar una decisión ante un asunto tan trascendental.

La cuestión no es tan complicada: se están pescando especies de rayas y tiburones amenazados y que requieren con urgencia mayor protección. Por tanto, la Unión Europea tiene una responsabilidad ante ello y debe adoptar medidas de precaución para asegurar la conservación de estas especies.

La XVII reunión de las Partes Contratantes del Convenio de Barcelona estará participada por veintiún países del Mediterráneo y de la UE que debatirán sobre el estado medioambiental del Mediterráneo y decidirán cuestiones relativas a su protección. En ella, también se abordará la protección de las áreas marinas en mar abierto y la contaminación de las prospecciones petrolíferas a mar abierto.

Algunas de las especies que se encuentran amenazadas son los cailones, el marrajo dientusos y el tiburón martillo, cuya población ha llegado a disminuir un 99,9% en el Mediterráneo durante el siglo XX. Otras, como la raya falsa-vela, la raya de Malta y el pez guitarra común han desaparecido de zonas donde antes eran habituales.