Millones de sardinas muertas en la costa de California
Millones de sardinas murieron asfixiadas en King Harbor, al sur del Estado de California, no muy lejos de Los Ángeles. Pasados unos días se han hecho análisis para tratar de descubrir la causa de su muerte y se ha descubierto que tenían dentro del cuerpo una neurotoxina muy dañina que, según los científicos, puede poner en peligro a muchos de los peces de la costa de Los Angeles.

Con todo, los científicos reconocen que los niveles de oxígeno, demasiado bajos, así como un repentino florecimiento de algas han podido afectar al extraño fenómeno. Millones de peces murieron repentinamente por la noche en el puerto deportivo de Redondo Beach. Sin embargo, aunque esta neurotoxina quizá no sea la causa directa de la muerte de las sardinas, el descubrimiento de ácido domoico sí puede ser la causa de que millones de estos peces nadaran hacia el puerto. Y, una vez allí, debido a las terribles condiciones medioambientales de sus aguas, murieron.

Por tanto, como ha explicado el profesor de la USC (University of Southern California), David Caron, la causa del comportamiento de los peces pueden ser los altos niveles de ácido domoico en las sardinas en King Harbor que aumentaron hasta niveles inaguantables la tensión fisiológica de los peces provocada por el agotamiento del oxígeno del agua o puede explicar que se hayan congregado en el puerto.

El ácido domoico se encuentra a menudo en los estómagos de los peces que han estado alimentándose de plancton en la superficie del océano durante la proliferación de algas tóxicas. La toxina se ha relacionado con trastornos neurológicos, enfermedades y muertes de aves marinas, lobos marinos, nutrias de mar y ballenas. Cuando se acumula en los peces comestibles y mariscos, puede llegar a enfermar a los seres humanos.

Sea como sea, la situación que se ha producido, con las autoridades limpiando un mar de peces muertos a una profundidad de hasta treinta centímetros, demuestra que, una vez más, la cercana presencia del ser humano y sus desechos químicos puede ser muy perjudicial para los animales.