Los taxónomos aficionados cada vez más importantes para la ciencia
Las nuevas tecnologías y el mayor respeto por el medio ambiente se unen para facilitar el trabajo a biólogos y otros científicos. Los aficionados son cada vez más importantes para una rama de la ciencia llamada taxonomía, que estudia y define la forma de los seres vivos. Los clasifica.

Cada año, se describen unas 17.000 nuevas especies. La mayoría son organismos que viven en los trópicos. Los animales grandes, las aves, los mamíferos y las plantas superiores, son bastante conocidos por los científicos, pero otros organismos son poco conocidos incluso para los expertos: el 50% de los artrópodos terrestres o el 95% de los protozoos no se han descrito aún.

Algunas especies incluso se extinguen antes de ser descritas, lo que demuestra el tremendo patrimonio natural del planeta. Los científicos llaman a este problema “impedimento taxonómico”. Muchas especies sin describir y cada vez menos taxónomos profesionales.

Y aquí es donde entra la ayuda de los no profesionales, de los taxónomos aficionados. Se ha elaborado una investigación para medir el crecimiento del registro taxonómico en Europa y saber cuántas especies han sido evaluadas por taxónomos profesionales y cuántos por aficionados. Los resultados del estudio se han publicado en la revista PLoS ONE.

Los taxónomos aficionados cada vez más importantes para la ciencia
Se estima que en Europa, desde 1950, se describen una media de más de 770 nuevas especies cada año. Hasta el momento, hay 125.000 seres vivos descritos. Nadie sabe hasta qué cifra se puede llegar: la biodiversidad europea (como la de otras partes del mundo) es vastísima.

Misma especie, distinto nombre

Según el citado estudio, más del 60% de las nuevas especies son descritas por taxónomos aficionados. Por tanto, se han convertido en una ayuda esencial para la comunidad científica. Estos taxónomos aficionados han trabajado sobre especies menos vistosas, como el 53% de los nuevos dípteros (orden al que pertenecen moscas, mosquitos y tábanos) o el 23% de los ácaros. También revisaron trabajos, localizando un 46% de las especies en sinonimia, es decir, con más de un nombre para el mismo taxón (tipo de especie).

Los taxónomos aficionados cada vez más importantes para la ciencia
Para Miguel Ángel Alonso Zarazaga, del MNCN (Museo Nacional de Ciencias Naturales), es fundamental crear un sistema que guíe y ayude a todos estos taxónomos aficionados. Se lograría acelerar el proceso de descripción de la biodiversidad antes de que sea demasiado tarde.