Los diez ecosistemas más amenazados del planeta en biodiversidad
Se ha presentado un informe en el que se detallan las diez regiones forestales que se encuentran más amenazadas del planeta. Estos ecosistemas tienen, al menos, 1.500 especies de plantas endémicas. Se calcula que se ha perdido hasta el 90% de su hábitat original.

Estos diez lugares de la tierra son esenciales para el futuro del planeta. Son fábricas naturales de aire limpio, de suelos fértiles, de medicamentos, de polinización de cultivos y agua dulce. Además, retienen unos 25.000 millones de toneladas de dióxido de carbono, lo que ayuda a limpiar el aire y tolerar los efectos del cambio climático.

Los cinco ecosistemas más amenazados del mundo son los siguientes:

1. Indo-Birmania, en el sudeste asiático, al que le queda un 5% del hábitat original. Se trata de una las primeras regiones donde los humanos desarrollaron la agricultura y, por tanto, tiene una larga historia de uso del fuego para acondicionar la tierra para agricultura y otros usos. En los últimos años, siguen expandiéndose tanto las poblaciones humanas como los cultivos. Esto ha contribuido a la destrucción generalizada de bosques, a causa de plantaciones forestales y de cultivos como café, té, hortalizas y plantaciones de caña de azúcar. Otras amenazas a los bosques son la tala, la minería de piedras preciosas y minerales, la recolección de leña y la producción de carbón.

2. Nueva Caledonia, islas del Pacífico, al que le queda un 5%. Esta región tiene una flora extremadamente rica e inusual y los reptiles y las aves que allí viven son paradigmas de la biodiversidad. El 90% de las especies son nativas y están en peligro. No se pueden encontrar ejemplares en otros lugares. Los científicos, habitualmente, encuentran nuevas especies de plantas en la zona. Hay especies rarísimas, como la única conífera que es parasitaria.

3. Sundaland, entre Indonesia y Malasia, al que le queda un 7%. La amenaza más importante que enfrenta la biodiversidad Sundaland es la destrucción del bosque. La mayoría de la deforestación se ha producido en las últimas tres décadas, como resultado de grandes proyectos agrícolas y la tala comercial, además de la agricultura en pequeña escala. Algunas de las amenazas son la producción de caucho, la producción de pulpa y la tala ilegal. En Sumatra, la tala ilegal e insostenible está acabando con el bosque. Se demanda madera desde China, América del Norte, Europa y Japón. Las industrias de papel y las plantaciones de palma de aceite también son una creciente amenaza.

4. Filipinas, donde sólo queda un 7% del ecosistema original. Filipinas tiene una población de 80 millones de personas que dependen para subsistir, en la mayoría de los casos, de los recursos naturales. La extrema pobreza rural y una alta tasa de crecimiento de la población (2,2%) y de densidad (273 habitantes por kilómetro cuadrado) mantienen una enorme presión sobre los bosques que quedan. El uso insostenible de la madera comenzó hace quinientos años, cuando los españoles utilizaban los árboles para la construcción de su flota naval. A partir de 1945, la superficie boscosa comenzó a decrecer rápidamente. Entre 1969 y 1988, 2.000 kilómetros cuadrados de bosque desaparecen cada año. Aunque, en los últimos años, ha habido una disminución en las actividades de tala, aún persisten actividades de tala ilegal.

5. Bosque Atlántico, en Sudamérica, al que le queda un 8%. La destrucción de la Mata Atlántica en Brasil comenzó en el siglo XVI, cuando portugueses, españoles y franceses se establecieron a lo largo de esta costa. Los bosques interiores fueron talados para conseguir madera y, después, quemados para producir tierras de pasto para el ganado de los ranchos que se asentaron cerca de los ríos principales. En el noreste, se crearon plantaciones de azúcar, lo que llevó a la destrucción casi total de los bosques costeros. A principios del siglo XIX, los bosques en Río de Janeiro, Minas Gerais y São Paulo desaparecían por el rápido crecimiento de la población que necesitaba ciudades donde vivir. La urbanización masiva y la creciente demanda de carbón vegetal y leña supuso que se siguieran talando los bosques. El rápido desarrollo económico en Brasil durante el llamado “milagro económico” desde 1960 hasta 1984 atrajo a la industria pesada hacia el sureste del país y supuso contaminación del agua y sus efectos nocivos sobre la biodiversidad y los bosques alrededor de las ciudades.

Completan la lista estos otros cinco ecosistemas:

6. Las Montañas del suroeste de China, con un 8% restante.
7. La Provincia Florística de California (entre Estados Unidos y México), con un 10%.
8. Los bosques costeros de África oriental, con sólo un 10% de su hábitat original.
9. Madagascar y las islas del Océano Índico, con un 10%.
10. Región Afromontana de África Oriental, a la que le queda un 11%.