Los calderones pueden sumergirse más de 1.000 metros
La sexta campaña de búsqueda de rorcuales y cachalotes desarrollada por Circe desde tierra ha acabado. También se ha hecho seguimiento de orcas, calderones y tres especies de delfín. Se ha confirmado que todas las especies están presentes en el Estrecho de Gibraltar durante todo el año, de ahí la importancia de proteger esta zona declarándola Lugar de Importancia Comunitaria.

En el caso concreto de los calderones, se han seguido a través de un sistema de marcado. Este seguimiento por satélite del grupo de calderones comunes en la región mediterránea cercana al Estrecho de Gibraltar ha revelado datos desconocidos de la especie.

Los calderones no paran, pero se mueven alrededor de una misma zona. También se ha descubierto que uno de sus presas favoritas son los calamares y son capaces de sumergirse hasta los mil metros de profundidad para conseguir su bocado favorito.

Estos datos se saben gracias al seguimiento por satélite a ocho calderones comunes durante el invierno y el verano del año pasados (desde diciembre de 2010 hasta septiembre de 2011). La situación de esta especie es calificada como vulnerable en el Mediterráneo español. Se sabía poco de su biología, sus costumbres y la estructura de sus poblaciones.

El proyecto científico ha sido desarrollado por Circe (Conservación, Información y Estudio sobre Cetáceos) y la Estación Biológica de Doñana (EBD), dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Los científicos instalaron chips en las aletas dorsales para seguir sus movimientos y conocer mejor sus desplazamientos, hábitos alimenticios y pautas de comportamiento, con el objetivo último de saber cuál es el estado de salud de las poblaciones y proponer planes de conservación de la especie.

Los datos han permitido saber que los grupos controlados entre el Estrecho de Gibraltar y el Golfo de Vera forman la población más numerosa del Mediterráneo, con un censo de 2.888 ejemplares. Cada grupo está compuesto por unos cuatrocientos individuos.

Se puede señalar una de las hazañas que se ha seguido en el proyecto: un ejemplar descendió hasta 1.022 metros durante 20 minutos y 14 segundos.