Ciudades ecológicas
Ciudades ecológicas, ecociudades, ecópolis, diferentes palabras para una misma idea, ciudades gestionadas con criterios de respeto medioambiental y sostenibilidad. Para difundir la idea, Ecoembes, la organización que aglutina a la gestión y el reciclaje de residuos en España, ha creado una animación que se encuentra disponible en su página web en la que explica cómo desarrollar una de estas ciudades.

Una ciudad ecológica ideal puede proveerse de todo lo que necesita (recursos, alimentos, energía…) con una mínima o nula dependencia de las zonas rurales cercanas. Además, su huella ecológica es casi nula. Contamina lo mínimo, usa la tierra de forma eficiente y reduce las causas que contribuyen al calentamiento global.

Para conseguir estos objetivos, se deben implantar una serie de acciones como las siguientes:

– Desarrollar una agricultura a pequeña escala, sostenida por la comunidad, de modo que se reduzcan las distancias de transporte de los alimentos que se producen.

– Usar fuentes de energía renovable, como aerogeneradores, placas solares, biomasa o biogás creado de aguas negras.

Reducir la necesidad de usar aire acondicionado con diferentes medidas como construir edificios de poca altura para permitir una mejor circulación de aire o aumentar las áreas verdes, que refrescan el ambiente para que supongan, al menos, un 20% del total de la superficie urbana.

– Ofrecer un sistema de transporte público eficiente y bien gestionado, así como fomentar el uso de la bicicleta y el ir caminando, todo ello para reducir las emisiones de combustibles fósiles de los automóviles.

– Levantar edificios bioconstruidos, sostenibles y energéticamente eficientes.

– Reciclar todos los residuos

Algunas de los barrios o ciudades que tratan de convertirse en pequeñas ciudades ecológicas son Rivas-Vaciamadrid, el proyecto Sociópolis (en Valencia), el proyecto Ecumenópolis o de Ecociudadelas de Magnum astron de Colombia, o cinco ecociudades proyectadas en China (tres cerca de Shanghái y dos en Pekín).

La Unión Europea, para promover este tipo de ciudades, identifica las mejores prácticas al respecto y premia como la Capital Verde Europea a la que cumple los requisitos. Han sido elegidas hasta ahora, Estocolmo para 2010 y Hamburgo para 2011. Barcelona y Vitoria están entre las seis candidatas para 2012 y 2013.